Planet Not For Sale

Discurso de Jason Momoa sobre la situación en los océanos

Blog de Javier Echaide - 1 October, 2019 - 15:52
Discurso del actor y activista hawaiano Jason Momoa sobre la situación en los océanos.

Categories: Planet Not For Sale

Emotivo discurso de Greta Thunberg en la ONU

Blog de Javier Echaide - 1 October, 2019 - 15:49
Extractos del discurso de la activista adolescente sueca Greta Thumberg en la Conferencia de Acción Climática de la ONU.

Categories: Planet Not For Sale

Discurso de Boris Johnson en la 74a Asamblea General de la ONU 2019

Blog de Javier Echaide - 1 October, 2019 - 15:34
Discurso del Sr. Primer Ministro del Reino Unido Boris Johnson en la 74ta Asamblea General de la ONU (2019).

Categories: Planet Not For Sale

Discurso de Mahmud Abás en la 74a Asamblea General de la ONU 2019

Blog de Javier Echaide - 1 October, 2019 - 15:32
Discurso del Sr. Presidente de Palestina Mahmud Abás en la 74ta Asamblea General de la ONU (2019).

Categories: Planet Not For Sale

Discurso de Delcy Rodríguez en la 74a Asamblea General de la ONU 2019

Blog de Javier Echaide - 1 October, 2019 - 15:30
Discurso de la Sra. Vice Presidenta de Venezuela Delcy Rodríguez en la 74ta Asamblea General de la ONU (2019).

Categories: Planet Not For Sale

Discurso de Nayib Bukele en la 74a Asamblea General de la ONU 2019

Blog de Javier Echaide - 1 October, 2019 - 15:29
Tomando la interacción virtual, la internet y un llamado a una supuesta mayor eficiencia de la ONU, se sacó una selfie y comparó lo innecesario de la presencia de los mayores jefes de Estado del mundo ante la AG con el destino de los Teens Choice Awards... Se entiende el punto, pero fue un desafortunado discurso, el del Presidente de El Salvador Nayib Bukele en la 74ta Asamblea General de la ONU (2019).

Categories: Planet Not For Sale

Discurso de Hasán Rohaní en la 74a Asamblea General de la ONU 2019

Blog de Javier Echaide - 1 October, 2019 - 15:27
Discurso del Sr. Presidente de Irán Hasán Rohaní en la 74ta Asamblea General de la ONU (2019).

Categories: Planet Not For Sale

Discurso de Iván Duque en la 74a Asamblea General de la ONU 2019

Blog de Javier Echaide - 1 October, 2019 - 15:25
Discurso del Sr. Presidente de Colombia Iván Duque en la 74ta Asamblea General de la ONU (2019).

Categories: Planet Not For Sale

Discurso de Lenín Moreno en la 74a Asamblea General de la ONU 2019

Blog de Javier Echaide - 1 October, 2019 - 15:24
Discurso del Sr. Presidente de Ecuador Lenin Moreno en la 74ta Asamblea General de la ONU (2019).

Categories: Planet Not For Sale

Discurso de Pedro Sanchez en la 74a Asamblea General de la ONU 2019

Blog de Javier Echaide - 1 October, 2019 - 15:23
Discurso del Sr. Presidente de España Pedro Sánchez en la 74ta Asamblea General de la ONU (2019).

Categories: Planet Not For Sale

Discurso de Donald Trump en la 74a Asamblea General de la ONU 2019

Blog de Javier Echaide - 1 October, 2019 - 15:21
Diciendo que "el futuro será de los patriotas y no de los globalizadores", con una defensa de su política interna y el aislacionismo norteamericano, con criticas a China y a la OMC, a Irán y Venezuela, así fue el discurso del Sr. Presidente de Estados Unidos Donald Trump en la 74ta Asamblea General de la ONU (2019).

Categories: Planet Not For Sale

Discurso de Jair Bolsonaro en la 74a Asamblea General de la ONU 2019

Blog de Javier Echaide - 1 October, 2019 - 15:19
Discurso del Sr. Presidente de Brasil Jair Bolsonaro en la 74ta Asamblea General de la ONU (2019).

Categories: Planet Not For Sale

Discurso de Sebastián Piñera en la 74a Asamblea General de la ONU 2019

Blog de Javier Echaide - 1 October, 2019 - 15:18
Centrándose en lo que será la COP25, de la cual Chile será país anfitrión en noviembre, el cambio climático y los temas ambientales, así fue el discurso del Sr. Presidente de Chile Sebastián Piñera en la 74ta Asamblea General de la ONU (2019).

Categories: Planet Not For Sale

Discurso de Evo Morales en la 74a Asamblea General de la ONU 2019

Blog de Javier Echaide - 1 October, 2019 - 15:16
Discurso del Sr. Presidente de Bolivia Evo Morales en la 74ta Asamblea General de la ONU (2019).

Categories: Planet Not For Sale

Discurso de Mauricio Macri en la 74a Asamblea General de la ONU 2019

Blog de Javier Echaide - 1 October, 2019 - 15:11
Con un discurso muy similar al del año pasado, con menciones generales varias al multilateralismo, agregándole la búsqueda de apoyo al nombramiento para el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), el reclamo a Irán para que voluntariamente se someta a la justicia argentina por los atentados de 1992 y 1994, con mención a su política de "inserción inteligente" vía Alianza del Pacífico y reformas al Mercosur, reiterando críticas a Venezuela, con mención del tema Malvinas en defensa de la "política paraguas", así fue el discurso del Sr. Presidente de la Nación Mauricio Macri ante la 74ta Asamblea General de la ONU (2019).
Categories: Planet Not For Sale

Bienes robados: La complicidad de la UE en la deforestación tropical ilegal

Blog de Javier Echaide - 1 October, 2019 - 15:02
¿Qué tiene que ver el flujo del comercio y su liberalización con el impacto sobre el medio ambiente? Alguito nomás... Acá (en inglés) lo explican en 4 minutos. Como resultado, la UE es la importadora más grande en el mundo de la deforestación ilegal a nivel global.

Categories: Planet Not For Sale

DECLARACIÓN sobre NAMA

Our World Is Not For Sale - 29 April, 2009 - 20:09
Currently accepting signatories:  Accept signatories AttachmentSize OWINFS_NAMA_final_es.zip7.76 KB

DECLARACIÓN sobre NAMA
Red Nuestro Mundo No Está en Venta (OWINFS)

¡No permitamos que la OMC destruya las industrias de los países en desarrollo y subaste nuestros recursos naturales!

Mucha gente sabe que la Organización Mundial del Comercio (OMC)
abre los mercados de los servicios y la agricultura con efectos
negativos para los agricultores, los servicios públicos y el
medioambiente en todo el mundo. Pero la OMC ahora quiere poner a la
venta el resto del planeta, a través de un nuevo acuerdo sobre Acceso a
los Mercados para los Productos No Agrícolas (conocido como NAMA por su
sigla en inglés) que se está negociando actualmente como parte de la
‘Ronda Doha’ de negociaciones comerciales, y mediante el cual los
gobiernos pretenden liberalizar todos los sectores restantes de la vida económica de nuestras sociedades.

El acuerdo NAMA contiene propuestas que restringirían severamente
la capacidad de los gobiernos para ejecutar políticas nacionales de
interés público y por el bien común, incluso políticas diseñadas para
apoyar a los productores de los países del Sur generalmente más débiles
y de menor porte. También podría obligar a los países que aplican los
aranceles más altos (es decir, la mayoría de los países en desarrollo)
a realizar los recortes más profundos y los mayores compromisos, aun
cuando eso podría debilitar a industrias y sectores económicos clave en
esos países. Si a esto se le suma el hecho que la OMC efectivamente
‘encierra’ sin salida a los países mediante estos acuerdos de libre
comercio, queda muy claro que el NAMA representa una amenaza muy grande
para los países que ya están bregando por desarrollar sus economías y
sortear la carga injusta e insostenible de la deuda externa.

Nosotros, las organizaciones abajo firmantes, estamos unidos en
oposición a este nuevo intento de abrir mercados para beneficio de las
empresas transnacionales y a costa de la pequeña y mediana industria y
productores, las economías y culturas locales y el medioambiente. Hay
que frenar las propuestas de NAMA y llevar a cabo estudios exhaustivos
sobre los potenciales efectos sociales, ambientales, sobre el empleo y
en materia de desarrollo y equidad de género.

Por eso exhortamos a los gobiernos a:

  • Detener las negociaciones sobre el NAMA y acordar al
    realización de una revisión exhaustiva e independiente acerca de los
    efectos potenciales del NAMA para el desarrollo económico, la
    diversificación productiva industrial de los países en desarrollo, el
    medioambiente y el bienestar social (incluidos empleo, salud y equidad
    de género);
  • Reconocer y garantizar el espacio político
    necesario y las flexibilidades con que deben contar los gobiernos,
    preservando su derecho a emplear herramientas políticas, incluso
    medidas comerciales cuyo fin sea generar economías justas y
    sustentables, proteger y promover el empleo, el bienestar social, la
    salud y el medioambiente al tiempo que se garantiza la participación de
    la ciudadanía;
  • Fomentar la conservación y el manejo
    sustentable de los recursos naturales incluso mediante la decisión de
    frenar la liberalización del comercio de bienes tales como los bosques,
    los peces, el petróleo, el gas, los metales y los minerales.  

Efectos del NAMA en la industria y el desempleo de los países en desarrollo

  • El recorte general y acelerado de los aranceles de
    importación y otras medidas propuestas en el marco del acuerdo sobre el
    NAMA amenazan con impedir la industrialización de los países en
    desarrollo, a los cuales no se les permitiría proteger a sus
    vulnerables industrias locales contra la competencia de  grandes
    empresas extranjeras transnacionales que pueden producir masivamente
    grandes cantidades de productos baratos (siendo que los países hoy
    industrializados emplearon frugalmente medidas de comercio cuando sus
    propias industrias nacionales necesitaban ese tipo de apoyo para
    desarrollarse).
  • El cierre  de industrias y pequeños
    talleres locales como consecuencia de la presión que suponen las
    importaciones a precios más bajos llevaría a incrementar el desempleo.
    La liberalización del comercio impuesta por el FMI-Banco Mundial 
    mediante sus programas de ajuste estructural ya tuvo efectos
    desastrosos para el empleo en África, Asia y algunos países de América
    Latina.
  • Combinada con la des-industrialización, la
    liberalización de los recursos naturales prevista por el NAMA (que
    incluiría la pesca, la minería y los bosques y la silvicultura) también
    podría empujar a los países a una mayor dependencia de la exportación
    de materias primas que generan relativamente pocas ganancias, en lugar
    de contribuir a la diversificación de sus economías.  Cualquier aumento
    del volumen de captura en la pesca sería especialmente dañino, ya que
    conduciría a índices crecientes de desempleo, pobreza y desnutrición
    para los miles de millones de personas que dependen de los recursos
    marinos para su alimentación y sustento.
  • Los países en
    desarrollo también se verían privados de los ingresos que hoy perciben
    por concepto de aranceles comerciales (impuestos aduaneros). Esto es de
    importancia capital, ya que muchos de esos gobiernos dependen en buena
    medida de esos ingresos para costear servicios sociales esenciales.
  • El acuerdo sobre el NAMA empujaría asimismo a los países en desarrollo
    a una situación en la que tendrían que importar más, al mismo tiempo
    que exportarían menos a consecuencia de la des-industrialización,
    generándoles así crecientes déficit comercial y un deterioro sostenido
    de su balanza externa de pagos.

Explotación creciente de recursos naturales

Las negociaciones sobre el NAMA representan una seria amenaza
general al medioambiente, y la mayoría de los países ignoran los
efectos ambientales y sociales adversos que supondría potencialmente la
liberalización del comercio en materias primas. Todos los
recursos naturales están incluidos en las negociaciones del NAMA –y
algunos sectores como la pesca y la minería de oro, de diamantes y
aluminio incluso están propuestos para su liberalización completa.

  • La liberalización creciente de las materias primas podría
    conllevar mayor explotación y comercio de recursos naturales escasos, y
    privar a los gobiernos de su capacidad para emplear medidas comerciales
    a fin de administrar sus reservas de manera sustentable y por el bien
    común.
  • El acuerdo sobre el NAMA podría restringir el uso
    de aranceles u otras herramientas comerciales en manos de los gobiernos
    para preservar los medios de sustento de millones de pescadores
    artesanales en todo el mundo y garantizar que los pueblos de los países
    en desarrollo puedan seguir contando con la pesca como fuente
    importante de proteínas.
  • Los gobiernos tendrían menos
    espacio para utilizar medidas comerciales con el fin de proteger
    poblaciones de peces en peligro de extinción. Al mismo tiempo, la
    liberalización del comercio podría fortalecer aún más a las industrias
    de procesamiento de pescado y acuicultura, sin tener en cuenta los
    impactos sobre los derechos humanos y la contaminación de los ambientes
    costeros.

Leyes nacionales y espacio para la formulación de políticas en riesgo

Muchos gobiernos están usando el acuerdo sobre el NAMA y otras
negociaciones en el seno de la OMC para atacar legítimas normas no
comerciales de protección del medioambiente, el bienestar social y la
salud en todas partes. Ellos sostienen que estas llamadas “barreras al
comercio” obstruyen de algún modo las exportaciones de las empresas
transnacionales. Hay leyes sobre alimentos y medicinas, pesca, madera y
petróleo, eficiencia energética, pruebas químicas, reciclaje y normas
de calidad de las industrias electrónica y automotriz que han sido
colocadas en la lista como parte de las negociaciones de NAMA,
aparentemente por orden directa de las empresas que seguramente se
beneficiarán con su eliminación. Este ataque concertado a las
reglamentaciones hace caso omiso de la necesidad de utilizar normas
legales para proteger y promover la salud y bienestar de la ciudadanía,
conservar los recursos naturales y frenar el cambio climático.

Conclusiones 

Las negociaciones sobre el NAMA se están llevando a un ritmo tan
veloz que impide la participación efectiva de los gobiernos con menos
recursos y personal, y más aún que estos realicen los estudios
necesarios sobre el impacto potencial de un nuevo acuerdo de NAMA en
sus economías, los trabajadores y el medioambiente. Aun cuando los
Países Menos Adelantados disponen de algunas exoneraciones limitadas en
la actual ronda de negociaciones, ellas no son suficientes para
garantizar su desarrollo futuro.

En realidad, lo que se pretende imponer ahora es exactamente
contrapuesto al acuerdo para el “desarrollo” que  le vendieron a los
países en desarrollo en la Conferencia Ministerial de la OMC en Doha en
2001. En esa reunión, a los países en desarrollo se les prometió que no
tendrían que ceder tanto como los países más ricos. Pero en las
negociaciones actuales sobre el NAMA se les está exigiendo realizar
mayores “ajustes” y adaptaciones que a los países altamente
industrializados, y tomar riesgos mucho mayores respecto de su
producción actual y sus perspectivas futuras de desarrollo. Los
ministros de comercio de los países del África, el Caribe y el Pacífico
(ACP) ya han expresado claramente que les “preocupa que las
propuestas contenidas en el texto de Derbez y su anexo sobre [los
textos de negociación de] el NAMA … profundizarán aún más la crisis de
la des-industrialización y acentuarán el desempleo y la crisis de la
pobreza en nuestros países
”. Sin embargo, a pesar de estas
declaraciones de evidente preocupación, sus puntos de vista han sido
descaradamente ignorados por los países industrializados y los
responsables de forzar el avance de estas propuestas extremas. No se
puede permitir que esta situación continúe.  Por eso exhortamos a los
gobiernos a:

  • Detener las negociaciones sobre el NAMA y acordar al
    realización de una revisión exhaustiva e independiente acerca de los
    efectos potenciales del NAMA para el desarrollo económico, la
    diversificación productiva industrial de los países en desarrollo, el
    medioambiente y el bienestar social (incluidos empleo, salud y equidad
    de género);
  • Reconocer y garantizar el espacio político
    necesario y las flexibilidades con que deben contar los gobiernos,
    preservando su derecho a emplear herramientas políticas, incluso
    medidas comerciales cuyo fin sea generar economías justas y
    sustentables, proteger y promover el empleo, el bienestar social, la
    salud y el medioambiente al tiempo que se garantiza la participación de
    la ciudadanía;
  • Fomentar la conservación y el manejo
    sustentable de los recursos naturales incluso mediante la decisión de
    frenar la liberalización del comercio de bienes tales como los bosques,
    los peces, el petróleo, el gas, los metales y los minerales.
Categories: Planet Not For Sale

DECLARACIÓN sobre NAMA

Our World Is Not For Sale - 29 April, 2009 - 20:06
Currently accepting signatories:  Accept signatories

DECLARACIÓN sobre NAMA
Red Nuestro Mundo No Está en Venta (OWINFS)

¡No permitamos que la OMC destruya las industrias de los países en desarrollo y subaste nuestros recursos naturales!

Mucha gente sabe que la Organización Mundial del Comercio (OMC)
abre los mercados de los servicios y la agricultura con efectos
negativos para los agricultores, los servicios públicos y el
medioambiente en todo el mundo. Pero la OMC ahora quiere poner a la
venta el resto del planeta, a través de un nuevo acuerdo sobre Acceso a
los Mercados para los Productos No Agrícolas (conocido como NAMA por su
sigla en inglés) que se está negociando actualmente como parte de la
‘Ronda Doha’ de negociaciones comerciales, y mediante el cual los
gobiernos pretenden liberalizar todos los sectores restantes de la vida económica de nuestras sociedades.

El acuerdo NAMA contiene propuestas que restringirían severamente
la capacidad de los gobiernos para ejecutar políticas nacionales de
interés público y por el bien común, incluso políticas diseñadas para
apoyar a los productores de los países del Sur generalmente más débiles
y de menor porte. También podría obligar a los países que aplican los
aranceles más altos (es decir, la mayoría de los países en desarrollo)
a realizar los recortes más profundos y los mayores compromisos, aun
cuando eso podría debilitar a industrias y sectores económicos clave en
esos países. Si a esto se le suma el hecho que la OMC efectivamente
‘encierra’ sin salida a los países mediante estos acuerdos de libre
comercio, queda muy claro que el NAMA representa una amenaza muy grande
para los países que ya están bregando por desarrollar sus economías y
sortear la carga injusta e insostenible de la deuda externa.

Nosotros, las organizaciones abajo firmantes, estamos unidos en
oposición a este nuevo intento de abrir mercados para beneficio de las
empresas transnacionales y a costa de la pequeña y mediana industria y
productores, las economías y culturas locales y el medioambiente. Hay
que frenar las propuestas de NAMA y llevar a cabo estudios exhaustivos
sobre los potenciales efectos sociales, ambientales, sobre el empleo y
en materia de desarrollo y equidad de género.

Por eso exhortamos a los gobiernos a:

  • Detener las negociaciones sobre el NAMA y acordar al
    realización de una revisión exhaustiva e independiente acerca de los
    efectos potenciales del NAMA para el desarrollo económico, la
    diversificación productiva industrial de los países en desarrollo, el
    medioambiente y el bienestar social (incluidos empleo, salud y equidad
    de género);
  • Reconocer y garantizar el espacio político
    necesario y las flexibilidades con que deben contar los gobiernos,
    preservando su derecho a emplear herramientas políticas, incluso
    medidas comerciales cuyo fin sea generar economías justas y
    sustentables, proteger y promover el empleo, el bienestar social, la
    salud y el medioambiente al tiempo que se garantiza la participación de
    la ciudadanía;
  • Fomentar la conservación y el manejo
    sustentable de los recursos naturales incluso mediante la decisión de
    frenar la liberalización del comercio de bienes tales como los bosques,
    los peces, el petróleo, el gas, los metales y los minerales.  

Efectos del NAMA en la industria y el desempleo de los países en desarrollo

  • El recorte general y acelerado de los aranceles de
    importación y otras medidas propuestas en el marco del acuerdo sobre el
    NAMA amenazan con impedir la industrialización de los países en
    desarrollo, a los cuales no se les permitiría proteger a sus
    vulnerables industrias locales contra la competencia de  grandes
    empresas extranjeras transnacionales que pueden producir masivamente
    grandes cantidades de productos baratos (siendo que los países hoy
    industrializados emplearon frugalmente medidas de comercio cuando sus
    propias industrias nacionales necesitaban ese tipo de apoyo para
    desarrollarse).
  • El cierre  de industrias y pequeños
    talleres locales como consecuencia de la presión que suponen las
    importaciones a precios más bajos llevaría a incrementar el desempleo.
    La liberalización del comercio impuesta por el FMI-Banco Mundial 
    mediante sus programas de ajuste estructural ya tuvo efectos
    desastrosos para el empleo en África, Asia y algunos países de América
    Latina.
  • Combinada con la des-industrialización, la
    liberalización de los recursos naturales prevista por el NAMA (que
    incluiría la pesca, la minería y los bosques y la silvicultura) también
    podría empujar a los países a una mayor dependencia de la exportación
    de materias primas que generan relativamente pocas ganancias, en lugar
    de contribuir a la diversificación de sus economías.  Cualquier aumento
    del volumen de captura en la pesca sería especialmente dañino, ya que
    conduciría a índices crecientes de desempleo, pobreza y desnutrición
    para los miles de millones de personas que dependen de los recursos
    marinos para su alimentación y sustento.
  • Los países en
    desarrollo también se verían privados de los ingresos que hoy perciben
    por concepto de aranceles comerciales (impuestos aduaneros). Esto es de
    importancia capital, ya que muchos de esos gobiernos dependen en buena
    medida de esos ingresos para costear servicios sociales esenciales.
  • El acuerdo sobre el NAMA empujaría asimismo a los países en desarrollo
    a una situación en la que tendrían que importar más, al mismo tiempo
    que exportarían menos a consecuencia de la des-industrialización,
    generándoles así crecientes déficit comercial y un deterioro sostenido
    de su balanza externa de pagos.

Explotación creciente de recursos naturales

Las negociaciones sobre el NAMA representan una seria amenaza
general al medioambiente, y la mayoría de los países ignoran los
efectos ambientales y sociales adversos que supondría potencialmente la
liberalización del comercio en materias primas. Todos los
recursos naturales están incluidos en las negociaciones del NAMA –y
algunos sectores como la pesca y la minería de oro, de diamantes y
aluminio incluso están propuestos para su liberalización completa.

  • La liberalización creciente de las materias primas podría
    conllevar mayor explotación y comercio de recursos naturales escasos, y
    privar a los gobiernos de su capacidad para emplear medidas comerciales
    a fin de administrar sus reservas de manera sustentable y por el bien
    común.
  • El acuerdo sobre el NAMA podría restringir el uso
    de aranceles u otras herramientas comerciales en manos de los gobiernos
    para preservar los medios de sustento de millones de pescadores
    artesanales en todo el mundo y garantizar que los pueblos de los países
    en desarrollo puedan seguir contando con la pesca como fuente
    importante de proteínas.
  • Los gobiernos tendrían menos
    espacio para utilizar medidas comerciales con el fin de proteger
    poblaciones de peces en peligro de extinción. Al mismo tiempo, la
    liberalización del comercio podría fortalecer aún más a las industrias
    de procesamiento de pescado y acuicultura, sin tener en cuenta los
    impactos sobre los derechos humanos y la contaminación de los ambientes
    costeros.

Leyes nacionales y espacio para la formulación de políticas en riesgo

Muchos gobiernos están usando el acuerdo sobre el NAMA y otras
negociaciones en el seno de la OMC para atacar legítimas normas no
comerciales de protección del medioambiente, el bienestar social y la
salud en todas partes. Ellos sostienen que estas llamadas “barreras al
comercio” obstruyen de algún modo las exportaciones de las empresas
transnacionales. Hay leyes sobre alimentos y medicinas, pesca, madera y
petróleo, eficiencia energética, pruebas químicas, reciclaje y normas
de calidad de las industrias electrónica y automotriz que han sido
colocadas en la lista como parte de las negociaciones de NAMA,
aparentemente por orden directa de las empresas que seguramente se
beneficiarán con su eliminación. Este ataque concertado a las
reglamentaciones hace caso omiso de la necesidad de utilizar normas
legales para proteger y promover la salud y bienestar de la ciudadanía,
conservar los recursos naturales y frenar el cambio climático.

Conclusiones 

Las negociaciones sobre el NAMA se están llevando a un ritmo tan
veloz que impide la participación efectiva de los gobiernos con menos
recursos y personal, y más aún que estos realicen los estudios
necesarios sobre el impacto potencial de un nuevo acuerdo de NAMA en
sus economías, los trabajadores y el medioambiente. Aun cuando los
Países Menos Adelantados disponen de algunas exoneraciones limitadas en
la actual ronda de negociaciones, ellas no son suficientes para
garantizar su desarrollo futuro.

En realidad, lo que se pretende imponer ahora es exactamente
contrapuesto al acuerdo para el “desarrollo” que  le vendieron a los
países en desarrollo en la Conferencia Ministerial de la OMC en Doha en
2001. En esa reunión, a los países en desarrollo se les prometió que no
tendrían que ceder tanto como los países más ricos. Pero en las
negociaciones actuales sobre el NAMA se les está exigiendo realizar
mayores “ajustes” y adaptaciones que a los países altamente
industrializados, y tomar riesgos mucho mayores respecto de su
producción actual y sus perspectivas futuras de desarrollo. Los
ministros de comercio de los países del África, el Caribe y el Pacífico
(ACP) ya han expresado claramente que les “preocupa que las
propuestas contenidas en el texto de Derbez y su anexo sobre [los
textos de negociación de] el NAMA … profundizarán aún más la crisis de
la des-industrialización y acentuarán el desempleo y la crisis de la
pobreza en nuestros países
”. Sin embargo, a pesar de estas
declaraciones de evidente preocupación, sus puntos de vista han sido
descaradamente ignorados por los países industrializados y los
responsables de forzar el avance de estas propuestas extremas. No se
puede permitir que esta situación continúe.  Por eso exhortamos a los
gobiernos a:

  • Detener las negociaciones sobre el NAMA y acordar al
    realización de una revisión exhaustiva e independiente acerca de los
    efectos potenciales del NAMA para el desarrollo económico, la
    diversificación productiva industrial de los países en desarrollo, el
    medioambiente y el bienestar social (incluidos empleo, salud y equidad
    de género);
  • Reconocer y garantizar el espacio político
    necesario y las flexibilidades con que deben contar los gobiernos,
    preservando su derecho a emplear herramientas políticas, incluso
    medidas comerciales cuyo fin sea generar economías justas y
    sustentables, proteger y promover el empleo, el bienestar social, la
    salud y el medioambiente al tiempo que se garantiza la participación de
    la ciudadanía;
  • Fomentar la conservación y el manejo
    sustentable de los recursos naturales incluso mediante la decisión de
    frenar la liberalización del comercio de bienes tales como los bosques,
    los peces, el petróleo, el gas, los metales y los minerales.
Categories: Planet Not For Sale

OWINFS NAMA Statement

Our World Is Not For Sale - 29 April, 2009 - 20:03
Currently accepting signatories:  Accept signatories AttachmentSize OWINFS_NAMA_final_en.zip6.96 KB

Stop the WTO destroying developing country industries and selling off our natural resources!

Many people have heard about the WTO opening up markets in services and
agriculture, with negative impacts on farmers, public services and the
environment world-wide. But now the rest of the world is also up for
sale at the World Trade Organization (WTO), as governments plan to
liberalise all
remaining sectors through a new agreement, known as the
Non-Agricultural Market Access or NAMA agreement, which is being
negotiated as part of the ‘Doha’ round of trade negotiations. 

NAMA contains proposals that would severely curtail governments’
ability to implement domestic policies in the public interest,
including policies designed to support smaller and weaker producers in
the countries of the South. It would also see those countries with the
highest tariffs (that is, the great majority of developing countries)
making the largest cuts and greatest commitments, even though this
could weaken key industries and sectors in those countries. Add to this
the fact that the WTO effectively ‘locks’ countries into these trade
agreements and it is clear that NAMA poses a major threat to those
countries already struggling to develop their economies and deal with
unsustainable and unjust external debt burdens.

We, the undersigned organisations, are united in our opposition to this
new attempt to lever open markets for the benefit of transnational
corporations at the expense of smaller companies and producers, local
economies, cultures and the environment. The NAMA proposals must be
halted and a comprehensive review undertaken of NAMA’s potential
social, developmental, environmental, employment and gender impacts. 

We therefore call on governments to:

  • Halt the NAMA negotiations and agree to a full and independent review
    of NAMA’s potential impacts on economic development, industrial
    diversification in developing countries, the environment and social
    welfare (including employment, health and gender balance);
  • Recognise and guarantee governments’ domestic policy space and
    flexibilities, preserving their right to use policy tools including
    trade measures, that develop fair and sustainable economies, protect
    and promote employment, social welfare, health and the environment and
    guarantee public participation.
  • Promote resource conservation and the sustainable management of natural
    resources including by stopping the further liberalisation of trade in
    natural resources such as forests, fish, oils, gas, metals and
    minerals.

The effects of NAMA on developing country industries and unemployment

  • The rapid and comprehensive reduction in import tariffs and other trade
    measures proposed in NAMA threatens to undercut developing countries’
    ability to industrialise. They would not be able to protect vulnerable
    local businesses from large and well-established overseas corporations
    that are able to mass-produce large quantities of cheap products (trade
    measures were used extensively by industrialised countries when their
    own domestic industries needed such support in order to develop).
  • The closure of local industries and small workshops under pressure from
    cheaper imports would lead to increased unemployment. Trade
    liberalisation has already had disastrous impacts on employment in
    countries in Africa and Asia, under IMF-World Bank structural
    adjustment programs, and in some Latin American countries.
  • Deindustrialization combined with the proposed liberalization of
    natural resources under NAMA (which is planned to include fisheries,
    forestry and mineral resources) could also push countries into
    increasing dependence on commodity exports that generate relatively
    small returns, rather than diversifying their economies.Any
    further pressure on fisheries would be particularly damaging, leading
    to increasing rates of unemployment, poverty and malnutrition for the
    many millions dependent on the world’s marine resources for their
    livelihoods and food.
  • Developing countries would also lose the income they currently receive
    from trade tariffs (customs duties). This is critical, since many such
    governments depend heavily on such revenues to sustain essential social
    services.   
  • NAMA would also push developing countries into a situation in which
    they import more, yet export less as a result of de-industrialization,
    creating growing trade deficits and  deteriorating external balance of
    payments for developing countries.

Increased exploitation of natural resources

The NAMA negotiations pose a broad and significant threat to the
environment with most countries ignoring the potential environmental
and social impacts of liberalising trade in raw materials. All
natural resources are included in the NAMA negotiations and sectors
such as fish, gold, diamonds and primary aluminium have even been
proposed for complete liberalisation.

  • Increased liberalisation in raw materials sectors could lead to
    increased exploitation of and trade in scarce natural resources and
    remove governments’ ability to use trade measures to manage stocks
    sustainably and for the common good.
  • A NAMA deal could limit governments’ use of tariff and other trade
    measures to preserve the livelihoods of millions of fisherfolk around
    the world and ensure that people in developing countries can still rely
    on fish as a key source of protein.
  • There would be less scope for governments to use trade measures to
    protect endangered fish populations. At the same time, trade
    liberalisation could further strengthen industries engaged in fish
    processing and aquaculture, with little regard for their impacts on
    human rights and the pollution of coastal environments.

Threats to national laws and policy space

Many governments are using NAMA and other WTO negotiations to target
legitimate non-commercial laws around the world which protect the
environment, social well-being and health. They argue that these
so-called “barriers to trade” obstruct transnational companies’ exports
in one way or another. Laws covering food and medicines, fisheries,
timber and petroleum, energy efficiency, chemical testing, recycling
and standards in the electronics and automobile industries have all
been listed as part of the NAMA negotiations, seemingly at the direct
behest of those corporations likely to benefit from their removal. This
concerted attack on regulation ignores the need to use regulations to
protect and promote the health and well-being of citizens, conserve
natural resources and stop climate change.

Conclusion

The NAMA negotiations are taking place at a speed that prevents less
well-resourced governments from participating properly in the
negotiations, let alone conducting assessments of the potential impact
of a new NAMA agreement on their economies, workers and environment.
Although the Least Developed Countries have some limited exemptions in
this round of negotiations, this is not enough to safeguard their
future development.

In fact, what is being pushed
is the exact opposite of the “development” deal sold to developing
countries at the WTO’s Doha Ministerial in 2001. At that meeting
developing countries were promised that they would not have to offer up
as much as the richer countries. But in NAMA they are now being
required to make greater "adjustments" than the highly industrialised
countries and take far greater risks with their current production and
future development prospects. Trade ministers of the Africa, Caribbean
and Pacific (ACP) Countries have already clearly stated that they are “concerned
that the proposals contained in the Derbez text and its annex on NAMA
[negotiating texts] … would further deepen the crisis of
de-industrialisation and accentuate the unemployment and poverty crisis
in our countries”.
However, despite this unambiguous expression
of concern, their views have been blatantly ignored by industrialised
countries and those responsible for driving these radical proposals
forward. This situation cannot be allowed to continue. We therefore
call on governments to:

  • Halt
    the NAMA negotiations and agree to a full and independent review of
    NAMA’s potential impacts on economic development, industrial
    diversification in developing countries, the environment and social
    welfare (including employment, health and gender balance);
  • Recognise and guarantee governments’ domestic policy space and
    flexibilities, preserving their right to use policy tools including
    trade measures, that develop fair and sustainable economies, protect
    and promote employment, social welfare, health and the environment and
    guarantee public participation.
  • Promote resource conservation and the sustainable management of natural
    resources including by stopping the further liberalisation of trade in
    natural resources such as forests, fish, oils, gas, metals and
    minerals.
Categories: Planet Not For Sale